jueves, 24 de abril de 2008

Stephenie Meyer: ¿La siguiente JK Rowling?

La revista Time saco un artículo acerca de nuestra querida escritora, puedes leer el original aquí y Crepúsculo Meyer se los traemos traducidos:

Hace cinco años, en la noche del 1 de junio del 2003, un ama de casa en Phoenix llamada Stephenie Meyer tuvo un sueño: una mujer joven estaba hablando con un hermoso, brillante hombre que iluminaba un prado como un sol. El hombre era un vampiro. Estaban enamorados, y él le decía a la chica lo difícil que era para él mantenerse firme para no matarla.

Meyer nunca había escrito nada antes de esto. Sus principales actividades creativas era los recortes de albumnes y elaborar disfraces para Halloween. Pero el sueño era tan vívido que ella absolutamente tomo nota de él. Luego, se dedicó a escribirlo. Ella escribió toda la historia de la joven y el vampiro de principio a fin. Esta historia se convirtió en una novela para jovenes-adultos llamada Crepúsculo, y ella continuo con 2 secuelas, Luna Nueva y Eclipse. Juntos los tres libros de Twilight han vendido más de 5,3 millones de ejemplares en los EE.UU., 4 millones en los últimos 12 meses. Han permanecido por mas de 143 semanas en la lista de los 'Libros mas vendidos' del New York Times; y el pasado mes de agosto cuando Eclipse salio a la venta, golpeó el último libro de Harry Potter sacandolo de la lista a pesar de a ver salido 2 semanas y media más tarde. Su primera novela 'no vampirica', 'El Huesped (The Host)', saldrá el siguiente mes. Y Crepúsculo estará en la sala de los cines este Diciembre.

Meyer de 34 años, sus libros han tiene un enorme éxito a la venta, pero ella se esta convirtiendo en algo más. Las personas se disfrazan de sus personajes. Ellos escriben sus propias historias acerca de los personajes y publican sus cuentos en Internet. Cuando ella aparece en una librería, 3000 personas van a conocerla. Hay bandas de Rock dedicadas a Twilight. Meyer, al igual que sus vampiros, se convirtió en algo raro y algo más que una simple humana: un fenómeno literario. ¿Cómo?

Continua leyendo aquí...